Presentación 6  – A cargo de Carlotta Ros: Arteterapia con adolescentes con transtornos de conducta alimentaria en un Hospital de Día.

Abrir camino a la subjetividad es abrir camino a nuevas definiciones de una misma, a imágenes inesperadas y hasta ahora desconocidas. Es abrir un poco este camino, sin perder tampoco lo conocido. Creo que por como entiendo el arteterapia, en mi acompañamiento no ofrezco un camino de cambio sino de fortalecimiento y construcción del propio psiquisMO sin pretensiones de cambiar la estructura que se nos presenta, convocar al autor y a la creación posibilita el aparecer de un nuevo sostén interno.

El juego del arteterapia ofrece un campo de creación libre de representaciones en el cual poder ver aparecer las propias formas estéticas, las propias presentaciones, los propios personajes más allá de lo re-conocido. En el trabajo con adolescentes planteo un dispositivo de investigación en el cual atreverse a lo desconocido para luego poder sorprenderse.  El proceso de la creación ofrecido a través del sostén del arteterapeuta hace posible que el sujeto se sienta asegurado para poder enfrentarse a lo algo distinto que le convoca su obra. Y tal vez permitirse dialogar con ella.  

Hablamos de ‘su obra’ manteniendo la responsabilidad ética de este hacer entre dos al que invita el arteterapeuta. (No hay madre que pueda crear un psiquismo en un niño sin haberlo creado antes en sí misma en su espacio interno). 

Por esta razón creo que al final una buena producción es siempre una producción que le pertenece al otro en tanto sujeto pensante que puede integrar con su diferencia y unicidad una cualquier propuesta o vivencia. El testigo, el Otro, el arteterapeuta no está presente solo en cuanto receptor o intérprete, que en cualquier caso no significa que el arteterapeuta interprete las producciones, sino desde su posición de creador de unas posibilidades nuevas de pensar al sujeto. Estas posibilidades abren camino, pero solo el sujeto que se deja convocar por ellas y puede construir una nueva narrativa personal es el que tiene finalmente la autoría de esta creación. 

El sostén en arteterapia sin duda es condición necesaria para ofrecer un ambiente relacionaL que permita el desplegar de la creación y el diálogo que en ella y por ella acontece. Creo que este caso habla de una mirada o de un sostén que permite el aparecer de algo nuevo. 

 

 

Ros, Carlotta

Arteterapeuta miembro de Grefart. Máster Integrativo Arteterapia UdG. Actriz con 10 años de formaciòn en Italia, España e Inglaterra. Diplomada en Arte Dramático CTA. Máster en Técnica Meisner por Javier Galitò. Formación artística Escuela Europea de Teatro y Escritura. Experiencia profesional con niños, adolescentes y adultos, en instituciones en atención a adolescentes con trastornos de conducta, inclusiò social, drogodependencias y discapacitados. Arteterapeuta en el Centro Khepra-Unidad de trastornos de conducta alimentaria, y en el  Institut Escuela Turò de Roquetes por el proyecto que Grefart desarrolla en   Nou Barris para escuelas públicas. Acompañamiento artístico de procesos creativos desde el lenguaje teatral, del cuerpo, danza, voz y lenguajes plásticos. Sesiones individuales y grupales. carlotta.arteterapia@gmail.com www.carlottaros.com